Siete propuestas de postres ligeros para la mesa de Navidad

Siete propuestas de postres ligeros para la mesa de Navidad
1. Frutas frescas con cobertura de chocolate. Hay que fundir 250 g de cobertura de chocolate al baño María, de manera que se derrita poco a poco. Se pela y trocea la fruta (kiwi, fresas, uvas, pera…), se sumergen los trocitos ligeramente en la cobertura de chocolate templada y se dejan escurrir. Se debe esperar a que se enfríen y solidifiquen. Se sirven a temperatura ambiente.
2. Sorbete de cava con helado de mandarina. En una batidora americana, se colocan 400 ml de cava y 200 g de helado de mandarina. A continuación, se bate hasta formar una crema uniforme. Se puede servir en copas altas de cava acompañadas de dulces típicos navideños.
3. Crepe relleno de frutas frescas y kiwis con yogur. Para hacer los crepes, se derrite una cucharada de mantequilla y se mezclan dos vasos de leche templada, tres cucharadas de harina, dos huevos y una cucharada de azúcar. Todos estos ingredientes se baten en la batidora con cuidado, para que no quede ningún grumo, y se deja reposar la masa de los crepes unos 15 minutos. Se pone al fuego una sartén antiadherente y se engrasa con un trocito de mantequilla. Se vierte un poco de la masa de crepes y se mueve la sartén para hacer que la masa se extienda por todo el recipiente. Se deja cuajar y se le da la vuelta con cuidado, para que no se rompa. Se espera a que se haga por el otro lado y se reserva en un plato caliente. Para hacer el relleno, hay que lavar unas fresas y trocearlas, para después reservarlas ligeramente espolvoreadas con azúcar. Se pela un kiwi y también se trocea. Los crepes se presentan con una base de yogur natural con un poco de azúcar y con trocitos de fresas y kiwis en su interior, además de unas uvas pasas o uvas frescas.
4. Helado de yogur con frutas azucaradas. Se calienta medio vaso de leche con un par de cucharadas de miel y, una vez disuelta la mezcla, se deja enfriar. En un recipiente aparte, se baten dos yogures naturales con la yema de un huevo y se va agregando despacio la mezcla anterior hasta que quede homogénea. Se pasa la mezcla a un recipiente de plástico y se congela removiendo de vez en cuando para que no se cristalice y hasta que tome consistencia, durante cinco horas. Una vez congelado el helado, se sacan unas bolas que se sirven en copas anchas. Se acompañan con unas frutas frescas troceadas y ligeramente espolvoreadas con azúcar como, por ejemplo, naranja, mandarinas, uvas, kiwi y fresas.
5. Cava con zumo y brocheta de frutas. Se prepara el postre directamente en copas altas de cava. En ellas se pone hasta la mitad del zumo elegido (piña o naranja) y se escancia despacio el cava sobre las paredes de las copas hasta completar. Cuanto más frío estén, tanto el cava como el zumo de frutas, mejor. Se termina con un golpecito de licor de fresa y se decora con unas brochetas de frutas ensartadas en un palillo puesto en el lateral de las copas.
6. Plátano asado con helado de vainilla y chocolate templado. Se pelan y trocean cuatro plátanos de Canarias y se colocan sobre una bandeja de horno con papel de horno espolvoreado con una cucharada del azúcar moreno. Sobre los plátanos se esparcen otras dos cucharadas de azúcar moreno, una pizca de pimientas variadas recién molidas y un poco de sal en escamas. Se introducen los plátanos en el horno a 200 ºC hasta que el azúcar caramelice la superficie y entonces se sacan. Cuando los plátanos asados estén templados, se sirven en los platos con una bola de helado de vainilla cerca y una cucharada de cobertura de chocolate fundido por encima. El resto de la cobertura de chocolate se presenta en una salsera aparte, para que cada uno se sirva según su gusto.
7. Sorbete granizado de turrón duro y café. Se trituran 100 g de turrón con una batidora hasta formar una masa polvorienta. Se agrega la infusión de café (200 ml) con un par de cucharadas de azúcar, dos yemas de huevo y 100 ml de nata líquida, y se tritura todo hasta conseguir una fina crema. Se vierte la mezcla en un molde y se introduce en el congelador durante dos horas como mínimo. Hay que remover de vez en cuando para que no cristalice y, en cambio, quede una base de helado cremoso. En el momento de servir, se añaden 100 gramos de hielo y se tritura de nuevo hasta formar un sorbete. Se presenta en una copa ligeramente decorada con trocitos de almendras y un poco de nata montada.
– See more at: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/en_la_cocina/trucos_y_secretos/2015/12/15/223074.php#sthash.4hezOPAH.dpuf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *