El chuletón del mar el atún rojo gigante con una carne apreciada como producto de alta gama

El chuletón del mar el atún rojo gigante con una carne apreciada como producto de alta gama llega estos días a mercados y restaurantes en su corta temporada. Sus aplicaciones en cocina también pueden prepararse con atún o bonito, variedades que también se usan en conservas. Su escasez y calidad determinan su precio: esta pieza costaba esta semana en el mercado entre los 24,80 euros el kilo el lomo, pasando por los 39,90 euros el kilo del morrillo –la parte más cercana a la cabeza– hasta los 48 euros el kilo de la ventresca, lo más apreciado. Se trata, como dice el cocinero de Can Benet Andorra, de «un producto de alta gama». Por ello, las recetas en las que interviene son aquellas en las que más se respeta su integridad y su sabor. Tratamiento de delicatessen el atún rojo es un producto que se ha consumido siempre, y cuya pesca se realiza todavía con métodos artesanales como la almadraba en varias localidades andaluzas, en Palamós y en Galicia. Su consumo se ha popularizado en todo el mundo gracias a la expansión de la gastronomía japonesa, donde se consume de una de las formas más puras y extremas en las que se puede apreciar, sin ser despojado de ninguna de las cualidades organolépticas y de textura que lo caracterizan: en sushi o mejor, en sashimi: crudo y cortado en rodajas finas que permiten catarlo en toda su amplitud de sabores. Lo más importante, explica Pardo, que prepara este plato de origen nipón en su restaurante del Tubo, es contar con un producto de calidad y muy fresco, con el que tengamos todas las garantías sanitarias. En nuestro caso, los atunes vienen directos de la almadraba a través de Palamós, Girona y Barcelona llegan rapidamente a la cocina del Restaurant Gastronomic Can Benet al centre històric d’Andorra la Vella con toda su frescura. ¿Cómo reconocer un atún rojo fresco y diferenciarlo del atún corriente? «En crudo tiene un color y un brillo que es único –rojo, con reflejos irisados, casi azules– y un aroma inconfundible, además de unas vetas gruesas y partes que llegan a ser casi negras». La frescura se aprecia en su tono coralino, que estaría apagado de no ser totalmente fresco. Por eso, tres de las presentaciones que recomendamos son a la plancha con verduras, en sashimi, es decir, cortado en crudo en finas lonchas y acompañado solo de salsa de soja y de sésamo; también puede presentarse en un timbal de verduras o en papillote, siempre preparándo los con aquellos vegetales que no tengan sabores dominantes. Por ejemplo, para el papillote, con puerro o zanahoria, mientras que para la guarnición del pescado a la plancha, las hortalizas elegidas son pimiento rojo y verde, cebolla y calabacín: verduras jugosas que den el contrapunto al pescado. «La estrella del plato es el atún. Puedes adornarla, pero es lo esencial. Echarle una salsa sería un delito». Otra forma de cocinar el Atún Rojo es un Tartar de Atún, podeis encontrar un video de como lo preparamos.El chuletón del mar el atún rojo gigante con una carne apreciada como producto de alta gama llega estos días a mercados y restaurantes en su corta temporada. Sus aplicaciones en cocina también pueden prepararse con atún o bonito, variedades que también se usan en conservas.

Su escasez y calidad determinan su precio: esta pieza costaba esta semana en el mercado entre los 24,80 euros el kilo el lomo, pasando por los 39,90 euros el kilo del morrillo –la parte más cercana a la cabeza– hasta los 48 euros el kilo de la ventresca, lo más apreciado. Se trata, como dice el cocinero de Can Benet Andorra, de «un producto de alta gama». Por ello, las recetas en las que interviene son aquellas en las que más se respeta su integridad y su sabor.

Tratamiento de delicatessen el atún rojo es un producto que se ha consumido siempre, y cuya pesca se realiza todavía con métodos artesanales como la almadraba en varias localidades andaluzas, en Palamós y en Galicia. Su consumo se ha popularizado en todo el mundo gracias a la expansión de la gastronomía japonesa, donde se consume de una de las formas más puras y extremas en las que se puede apreciar, sin ser despojado de ninguna de las cualidades organolépticas y de textura que lo caracterizan: en sushi o mejor, en sashimi: crudo y cortado en rodajas finas que permiten catarlo en toda su amplitud de sabores. Lo más importante, explica Pardo, que prepara este plato de origen nipón en su restaurante del Tubo, es contar con un producto de calidad y muy fresco, con el que tengamos todas las garantías sanitarias. En nuestro caso, los atunes vienen directos de la almadraba a través de Palamós, Girona y Barcelona llegan rapidamente a la cocina del Restaurant Gastronomic Can Benet al centre històric d’Andorra la Vella con toda su frescura.

¿Cómo reconocer un atún rojo fresco y diferenciarlo del atún corriente? «En crudo tiene un color y un brillo que es único –rojo, con reflejos irisados, casi azules– y un aroma inconfundible, además de unas vetas gruesas y partes que llegan a ser casi negras». La frescura se aprecia en su tono coralino, que estaría apagado de no ser totalmente fresco.

Por eso, tres de las presentaciones que recomendamos son a la plancha con verduras, en sashimi, es decir, cortado en crudo en finas lonchas y acompañado solo de salsa de soja y de sésamo; también puede presentarse en un timbal de verduras o en papillote, siempre preparándo los con aquellos vegetales que no tengan sabores dominantes. Por ejemplo, para el papillote, con puerro o zanahoria, mientras que para la guarnición del pescado a la plancha, las hortalizas elegidas son pimiento rojo y verde, cebolla y calabacín: verduras jugosas que den el contrapunto al pescado. «La estrella del plato es el atún. Puedes adornarla, pero es lo esencial. Echarle una salsa sería un delito».

Otra forma de cocinar el Atún Rojo es un Tartar de Atún, podeis encontrar un video de como lo preparamos.

El chuletón del mar el atún rojo gigante con una carne apreciada como producto de alta gama llega estos días a mercados y restaurantes en su corta temporada. Sus aplicaciones en cocina también pueden prepararse con atún o bonito, variedades que también se usan en conservas. Su escasez y calidad determinan su precio: esta pieza costaba esta semana en el mercado entre los 24,80 euros el kilo el lomo, pasando por los 39,90 euros el kilo del morrillo –la parte más cercana a la cabeza– hasta los 48 euros el kilo de la ventresca, lo más apreciado. Se trata, como dice el cocinero de Can Benet Andorra, de «un producto de alta gama». Por ello, las recetas en las que interviene son aquellas en las que más se respeta su integridad y su sabor. Tratamiento de delicatessen el atún rojo es un producto que se ha consumido siempre, y cuya pesca se realiza todavía con métodos artesanales como la almadraba en varias localidades andaluzas, en Palamós y en Galicia. Su consumo se ha popularizado en todo el mundo gracias a la expansión de la gastronomía japonesa, donde se consume de una de las formas más puras y extremas en las que se puede apreciar, sin ser despojado de ninguna de las cualidades organolépticas y de textura que lo caracterizan: en sushi o mejor, en sashimi: crudo y cortado en rodajas finas que permiten catarlo en toda su amplitud de sabores. Lo más importante, explica Pardo, que prepara este plato de origen nipón en su restaurante del Tubo, es contar con un producto de calidad y muy fresco, con el que tengamos todas las garantías sanitarias. En nuestro caso, los atunes vienen directos de la almadraba a través de Palamós, Girona y Barcelona llegan rapidamente a la cocina del Restaurant Gastronomic Can Benet al centre històric d’Andorra la Vella con toda su frescura. ¿Cómo reconocer un atún rojo fresco y diferenciarlo del atún corriente? «En crudo tiene un color y un brillo que es único –rojo, con reflejos irisados, casi azules– y un aroma inconfundible, además de unas vetas gruesas y partes que llegan a ser casi negras». La frescura se aprecia en su tono coralino, que estaría apagado de no ser totalmente fresco. Por eso, tres de las presentaciones que recomendamos son a la plancha con verduras, en sashimi, es decir, cortado en crudo en finas lonchas y acompañado solo de salsa de soja y de sésamo; también puede presentarse en un timbal de verduras o en papillote, siempre preparándo los con aquellos vegetales que no tengan sabores dominantes. Por ejemplo, para el papillote, con puerro o zanahoria, mientras que para la guarnición del pescado a la plancha, las hortalizas elegidas son pimiento rojo y verde, cebolla y calabacín: verduras jugosas que den el contrapunto al pescado. «La estrella del plato es el atún. Puedes adornarla, pero es lo esencial. Echarle una salsa sería un delito». Otra forma de cocinar el Atún Rojo es un Tartar de Atún, podeis encontrar un video de como lo preparamos.